Actitud adecuada si tu hijo tiene dermatitis atópica | BIODERMA

Allez au contenu Allez à la navigation

La actitud adecuada si tu hijo tiene dermatitis atópica

Laura Janackova
Psicóloga, profesora asociada
Dra. Laura Janackova República Checa

Resístete al estrés

La doctora Janackova dice: ‘El principal problema que puede estropear las actividades diarias de los niños es el picor de piel. Los niños con eccema suelen ser nerviosos y no pueden concentrarse y, si se rascan, la situación empeora. La incomodidad les impide estar tranquilos y altera el sueño. Tu hijo se despierta con frecuencia y llora. Las numerosas horas que pasas calmándole y la sensación de impotencia provocan una carga psicológica excesiva relacionada con un nivel alto de estrés. La reacción más frecuente de los padres es la autocompasión o una mayor tensión vinculada a la agresividad. Después de varias noches sin dormir, los padres pueden culparse y dudar de sí mismos. Ese es el momento en que es necesaria la ayuda’.
Katarina Vitkova
Psicóloga
Katarina Vitkova República Eslovaca

Relajarte con la familia

Tu hijo debe percibir que ambos os preocupáis por sus emociones y que estáis haciendo todo lo que podéis para que se sienta mejor. La psicóloga Katarína Vitkova recomienda a sus pacientes que se tomen su tiempo para relajarse juntos. ‘Es bueno enseñar a los niños a relajarse. Al hacerlo conscientemente, pueden imaginar cómo desaparecen la tensión, las preocupaciones, el dolor y el picor relacionados con su estado psicológico y su estrés. En el caso de los niños, una relajación breve (de 3 a 5 minutos) es suficiente y no es necesario que profundicen tanto como los adultos’. 
Es bueno enseñar a los niños a relajarse. Al hacerlo conscientemente, pueden imaginar cómo desaparecen la tensión, las preocupaciones, el dolor y el picor relacionados con su estado psicológico y su estrés

¿Cómo relajarse?

'Puede crearse un ambiente tranquilo con música relajante o esencias aromáticas. Guiamos a los niños con palabras que hemos preparado o aprendido con antelación. El objetivo es que se concentren en la respiración y en su cuerpo. Cualquier posición es buena en el caso de los niños. Déjales elegir la que les resulte más cómoda’. 

Pronunciar las palabras que más ayudan…

"Ahora ha llegado un momento relajante mágico. Nos tumbamos y nuestro cuerpo está en paz. Solo se mueven la barriga y el pecho al ritmo de nuestra respiración". Si no les damos instrucciones claras, puede que aguanten la respiración. Respira audiblemente para que puedan oírte. Exagera la respiración para ayudarlos a inhalar en profundidad. O simplemente utiliza la imaginación. Al final, “despiértalos” con una voz relajante y un instrumento musical suave, por ejemplo un triángulo. Deja que expresen sus sentimientos y experiencia. Los niños lo necesitan mucho’. 

PUNTOS CLAVE A RECORDAR

  • No te sientas culpable y no intentes culpar a otros. 
  • Demuéstrale a tu hijo que te preocupa su problema.
  • Combate la tensión con un poco de relajación o deporte. 
  • No dudes en pedir ayuda a un psicólogo o terapeuta de familia.

Artículos complementarios

Unos padres relajados son esenciales para un niño con piel atópica Descubrir
Consejos expertos atopia
Descubre los consejos de nuestros expertos Descubrir
Consejos expertos atopia