Causas y cuidados para las rojeces cutáneas | BIODERMA

Allez au contenu Allez à la navigation

Cuidados para la piel con rojeces

Cuanto más comprendamos nuestra piel, mejores cuidados podremos aportarle

Piel con rojeces
Compartir
Algunos síntomas de las pieles sensibles y reactivas son enrojecimientos y pequeños vasos sanguíneos visibles en el rostro, a menudo temporales. Sin embargo, este fenómeno puede empeorar con el tiempo y las manifestaciones cutáneas pueden volverse permanentes.

 

 

 

 

 

Resumen
  1. ¿Qué son las rojeces visibles?
  2. ¿Qué es la cuperosis y cuáles son sus síntomas?
  3. ¿Cuáles son las causas de la cuperosis?
  4. ¿A qué piel afecta la cuperosis?
  5. ¿Qué es la rosácea?
  6. ¿Cuáles son los síntomas de la rosácea?
  7. ¿Cuáles son las causas de la rosácea?
  8. ¿A qué piel afecta la rosácea?
Piel con rojeces

¿Qué son las rojeces visibles?

Los enrojecimientos o vasos visibles, en todas sus manifestaciones cutáneas, se deben a un funcionamiento anómalo del sistema venoso del rostro. Los enrojecimientos, con o sin sensación de ardor o quemazón, suelen ser temporales o durar un poco más de tiempo. Ciertos factores se consideran agravantes, como variaciones drásticas de temperatura (frío-calor), el consumo de platos calientes y picantes o la ingesta de bebidas alcohólicas.

La rosácea y la cuperosis, una variante de la primera manifestación cutánea, producen con frecuencia la aparición de rojeces y vasos sanguíneos visibles en el rostro. Pero no son sus únicas causas. Ciertas patologías dermatológicas que presentan vasos dilatados puede simular una cuperosis, algunos rubores pueden corresponder a afecciones subyacentes por tratar, varios medicamentos pueden favorecer la aparición de dilataciones vasculares en el rostro o aumentar su visibilidad. En caso de duda, se recomienda consultar a un dermatólogo.

 

¿Qué es la cuperosis y cuáles son sus síntomas?

La cuperosis produce la dilatación de los pequeños vasos superficiales de la piel, situados en la capa superior de la dermis. El término médico correspondiente a estas dilataciones vasculares es telangiectasias.
La red de vasos superficiales dibuja una telaraña hecha de estelas lineales rojizas en el rostro. Ciertas disposiciones de esta red pueden variar en función de cada persona y su tipo de piel, edad, la temperatura o las variaciones térmicas internas y externas. Los vasos serán más o menos grandes y de colores que van del rojo vivo al violeta azulado. La topografía facial varía, aunque con mayor frecuencia guarda cierta simetría: las alas nasales se ven afectadas ocasionalmente, los pómulos son la zona predilecta y en las mejillas se manifiesta de manera general. Sin embargo, la cuperosis puede aparecer en cualquier parte del rostro.
 
Cuando las telangiectasias son difíciles de distinguir a simple vista y el enrojecimiento predomina, entonces hablamos de eritema o rojeces. Si seguimos esta lógica, el término general derivado de una combinación de las dos variantes sería la eritrocuperosis.
Dentro de la cuperosis, a veces se puede observar la presencia de un angioma estelar: se forma a partir de una arborescencia vascular en forma de estrella en cuyo centro hay un punto rojo más o menos en relieve.
En la mayoría de los casos, la cuperosis no corresponde a ninguna patología subyacente, con una aparición lenta y progresiva. Se trata de una variante de la rosácea. Su aparición puede estar precedida por rubores. Otros síntomas de la rosácea son los eritemas y, con el tiempo, las pápulas rojas (pequeños botones), incluso pústulas. Ni la cuperosis ni la rosácea aparecen por consumir alcohol.

 

¿Cuáles son las causas de la cuperosis?

Las condiciones climáticas exteriores desempeñan un papel importante, ya que la exposición al medio ambiente, al sol, las variaciones de temperatura exterior y dedicarse a una profesión o actividad recreativa particular influyen en su aparición. El consumo de alcohol no es la causa ni de la cuperosis ni de la rosácea.

¿A qué piel afecta la cuperosis?

La piel clara y fina es más propensa a la cuperosis.

¿Qué es la rosácea?

La rosácea es una enfermedad dermatológica común que se manifiesta únicamente en el rostro, en particular, en la nariz, las mejillas, la frente y la barbilla. Los ojos pueden verse afectados (rosácea ocular), aunque muy rara vez ocurre.  Al ser una afección cutánea visible, a menudo cuesta asumirla psicológicamente por prejuicios estéticos y una confusión frecuente con el alcoholismo crónico.

¿Cuáles son los síntomas de la rosácea?

La rosácea aparece de 3 formas diferentes y con 3 tipos de síntomas

  • Síntoma vascular de la rosácea: la eritrosis y la cuperosis
Se manifiesta por la presencia de rojeces en el rostro, acompañadas o no por cuperosis (pequeños vasos dilatados en las mejillas y la nariz llamados telangiectasias). Con respecto a estos enrojecimientos cutáneos, los brotes de rosácea o rubores pueden ocurrir de forma intermitente, es decir, una afluencia considerable de sangre al rostro de rápida recuperación.
  • Síntoma papulo-postuloso de rosácea
La eritrosis se asocia con las ronchas que parecen lesiones de acné (zonas rojas y pequeñas pústulas, pero sin comedón), siempre presentes exclusivamente en el rostro y por brotes.
  • La forma hipertrófica
Esta forma,  caracterizada por una nariz gruesa deformada, es mucho más rara y solo afecta a los hombres. Llamada rinofima, no está relacionada con el consumo de alcohol, contrario a lo que sugiere la creencia popular. La unión de los síntomas con la frecuencia trae como resultado un complejo constante y una variación en la calidad de vida. 

¿Cuáles son las causas de la rosácea?

  • Los factores genéticos: las mujeres de piel clara de las regiones del norte de Europa son particularmente afectadas;
  • Los factores ambientales externos: la exposición a los rayos ultravioleta, las variaciones de temperatura (ciertas profesiones tienen mayor exposición), la ingesta de estimulantes (alcohol, comida picante) son determinantes para la aparición del a rosácea;
  • Una anomalía en el funcionamiento de las venas faciales parece ser la rpincipal causa de las rojeces.
  • Un pequeño parásito, el demodex folliculorum, presente normalmente en la piel, parece desempeñar un papel importante en esta patología al provocar una reacción inflamatoria. 

¿A qué piel afecta la rosácea?

Las mujeres padecen 3 veces más la rosácea que los hombres y la piel clara es la más afectada.
 
Los síntomas aparecen alrededor de los 30 años, pero la edad común de estas manifestaciones se sitúa alrededor de los 50 años.
 
Una característica frecuente de la rosácea es su asociación con una piel sensible.