Allez au contenu Allez à la navigation

Piel seca y muy seca

Extractos de chats

Compartir

Para saber más acerca de las pieles secas a muy secas, mire las respuestas de dermatólogos y alergólogos a las preguntas de los internautas en los chats organizados por BIODERMA.

La piel seca es a menudo delgada, áspera, rugosa, presenta descamaciones y arrugas. Estos signos se agravan con el frío y el viento. Las pieles sensibles pueden ser secas o incluso grasas. Cuando se tiene piel sensible se tiene sensación de tirantez y picor, con enrojecimientos frecuentes. Son pieles que no toleran muchas cosas y se inflaman rápidamente.

 

Desafortunadamente, me temo que el único recurso ya lo está aplicando. También podría aplicar, de vez en cuando, una crema con propiedades cicatrizantes (como Cicabio).

 

El baño no es suficiente, tiene que seguir una rutina de hidratación una o dos veces al día. En las farmacias y en las tiendas de productos cosméticos y de belleza encontrará leches hidratantes muy enriquecidas y extraordinariamente formuladas para su tipo de piel, además lucirá mejor que si se pone aceite de parafina. Si le gustan las texturas densas, le sugiero las soluciones de "agua en aceite", más untuosas y que incluso se parecen a la parafina.

No hay soluciones definitivas por sí mismas, pero sí consejos. No se lave las manos en exceso, y cuando lo haga huméctelas lo más posible con cremas específicamente formuladas. Por las noches, si ya no va a tocar nada más, use una crema cicatrizante y siempre póngase guantes protectores para lavar la vajilla. Es simple sentido común.

Para las pieles secas lo que se usa son aceites vegetales, como de almendras dulces o de argán, no aceites minerales. Los aceites vegetales no penetran bien a través de la epidermis y por lo tanto a menudo los aconsejan más los pediatras que los dermatólogos.

 

Si se rasca, maltrata la piel y en consecuencia ésta reacciona. Procure lavarse menos y cuando lo haga, no se demore demasiado, empleando para ello un jabón suave. Después hidrate las piernas con una crema muy densa, mañana y noche.

 

Para el baño, le sugiero los limpiadores para piel sensible, líquidos o sólidos, o bien aceites limpiadores. Aplíquese leches o bálsamos hidratantes y ricos en grasas una o dos veces al día, en todo el cuerpo, y no dude en probar productos para pieles atópicas. Este tipo de productos pueden aplicárselos sin problema a los niños, excepto los que tienen un alto contenido de urea, pero de ser así vendrá claramente especificado en el empaquetado. En caso de picor severo, algunas leches corporales contienen vitamina PP, que tiene un efecto calmante sobre la piel (como Atoderm Intensive Baume).

 

Cuando se manipulan productos de coloración profesionales, hay que usar guantes tan a menudo como sea posible. Si es alérgica al látex, póngase guantes de vinil (guantes quirúrgicos). Además, hidrate sus manos con una crema hidratante rica en grasa cada dos horas, cuando no esté trabajando.

 

No use jabón en la piel del rostro, ni siquiera si es orgánico y no contiene perfume, porque su piel es muy reactiva. Use una solución micelar o una leche desmaquillante para su higiene cutánea.

 

Todo depende de su tipo de piel. En general, para una piel seca, hay que realizar la higiene con productos suaves mañana y noche (ya sea una crema limpiadora, o una leche, o una solución micelar). Hay que aplicar crema hidratante mañana y noche y, eventualmente, un protector solar si va a exponerse al sol. La hidratación y la protección solar son las bases para el cuidado de la piel.

 

Efectivamente, los poros están más cerrados cuando hace frío, y las glándulas sudoríparas secretan menos que cuando hace calor. Tenemos termoreceptores a nivel de la piel que nos permiten ajustar las secreciones de sudor y sebo dependiendo de la temperatura.

 

El clima frío y seco provoca sequedad cutánea debido a la pérdida de lípidos en la superficie de la piel. Es por ello que no hay que contribuir a retirar las capas de la epidermis lavándose demasiado seguido o utilizando productos de higiene corporal demasiado agresivos; también hay que utilizar emolientes de forma más continuada.

Sí, efectivamente, el jabón es agresivo si tiene la piel seca. El jabón es un detergente agresivo porque tiene un pH alcalino, mientras que el pH de la piel es ácido, de manera que lo que hace es destruir el film hidrolipídico de la piel y provocar sequedad cutánea. Los agentes limpiadores deben evitar alterar el pH cutáneo, que en promedio es de 5.5. Busque, por lo tanto, productos limpiadores sin jabón, sólidos (en pastilla) o líquidos (en gel), así como los aceites o leches limpiadores, o bien las soluciones micelares. Muchos laboratorios dermocosméticos fabrican toda clase de limpiadores especiales para toda las necesidades. Para saber si el producto limpiador que está usando es especial para piel seca, basta con hacerle caso a las reacciones de su piel: si después del baño no se siente tirante, ¡es el adecuado!

Si sólo usa agua, en lugar de hidratar la piel contribuirá a secarla. Puede vaporizarse agua sobre la piel pero inmediatamente después hay que aplicar una crema hidrolipídica para que el agua se quede en la capa córnea, de lo contrario aumentará la evaporación del agua cutánea y de esta manera, promoverá el efecto inverso al que busca.

 

El agua no es suficiente para hidratar la piel, además hay que aportar lípidos de origen vegetal o animal (de preferencia, pescado) que contengan ácidos grasos poliinsaturados. Las mejores fuentes para obtenerlos son las vegetales: nueces, avellanas, almendras, aceite de canola, aceite de oliva y aceites de pescado. El agua es necesaria para la vida y le aconsejo que sí, trate de beber al menos un litro de agua al día.

Yo estoy convencida de que la alimentación es sumamente importante para la piel y para el resto del organismo; hay que integrar a nuestra dieta todo lo que necesitamos… agua, vitaminas, oligoelementos, minerales, proteínas, ácidos grasos esenciales. Una alimentación sana y equilibrada aporta todo lo anterior. Si se sigue una dieta sana no hace falta agregar suplementos alimenticios, incluso podría llegar a ser peligroso aportar demasiadas vitaminas a un organismo bien alimentado. Sin embargo, en invierno, cuando la piel está más seca, consumir ácidos grasos poliinsaturados, como Omega 3 y 6, puede mejorar la calidad de la piel.

Por una parte, porque el frío es irritante para la piel. Por otro lado, es posible que usted padezca una sensibilidad exagerada al frío, y que ello le provoque sensación de picor y ardor. Procure hidratar su piel una o dos veces al día. En verano es distinto, dependiendo del grado de humedad presente en la atmósfera: mientras más húmedo y caluroso sea el clima, la piel estará mejor hidratada, pero si el clima es caluroso y seco, la evaporación del agua cutánea será más importante y la piel también se sentirá seca.

 

Si una crema le provoca picor, no dude en cambiarla. Pídale al farmacéutico una crema hidratante neutra sin perfume. Mientras más principios activos tenga, mayores son los riesgos de irritación, así que busque, mejor, cremas básicas, aunque no necesariamente busque productos orgánicos porque a menudo contienen aceites esenciales o activos a base de plantas, que en consecuencia podrían provocar picor y ardor.

 

Esta es una lucha diaria, porque se trata de una predisposición genética. Debe limarlos una o dos veces por semana para retirar las asperezas, y humectarlos una o dos veces al día con productos hidratantes específicos para pies, a base de urea. Puede aumentar la eficacia de estos productos  se puede poner medias ajustadas después de aplicar la crema. Evite andar descalza porque eso agrava la sequedad. Para evitar que se acumulen células muertas que posteriormente se traducen en grietas en los talones, raspe con la lima de pies y después hidrate.

 

Hay muchas clases de hidratantes, pero hoy por hoy la composición ideal es una asociación de lípidos: ceramida, colesterol y ácidos grasos poliinsaturados. Los productos hidratantes para piel seca de los grandes laboratorios dermocosméticos incluyen este trío y pueden opcionalmente contener otros agentes hidratantes y antiirritantes.

 

Hay productos neutros enriquecidos con agentes hidratantes que se venden en los grandes supermercados y que de hecho funcionan bien. Déjese guiar por cómo se siente su piel después del baño. Si no siente la piel tirante después de bañarse, significa que es un buen producto.