Bioderma España | Las causas de la piel sensible

Allez au contenu Allez à la navigation

Las causas de la piel sensible

De una piel sana
a una piel sensible...
Las causas son múltiples

La piel puede volverse sensible en cualquier momento de la vida, debido a varias circunstancias. Por ejemplo, la aplicación de productos cosméticos inadecuados puede debilitarla, al estar muchos de ellos compuestos de ingredientes de calidad insuficiente, que contienen residuos de impurezas, denominados "microcontaminantes".
 
También hay que tener en cuenta el impacto de la baja calidad del agua, las condiciones ambientales (rayos UV, variaciones de temperatura, contaminación, viento…) y las razones hormonales. Como interfaz entre el organismo y el entorno, la piel está diariamente expuesta a múltiples factores que pueden sensibilizarla.
 

Factores internos

Residuos e impurezas

Residuos e impurezas metabólicos

La piel es un ecosistema permeable y dinámico, donde se dan muchos intercambios, pérdida de agua transepidérmica (TEWL), pérdida de sebo y descamación. Como muchos otros órganos, la piel sigue nuestro reloj biológico interno y tiene su propio ritmo. Sus funciones metabólicas no son las mismas por el día que por la noche:
De día
Tiene prioridad el papel protector de la piel frente a las condiciones de estrés ambientales. La ocupa por entero una barrera. A la hora de preparar la piel para esta misión, es extremadamente importante limpiarla de toda toxina e impureza, que la piel elimina durante la noche, antes de aplicar cosméticos. De lo contrario, quedarán atrapadas en la piel y la harán más sensible durante toda la jornada.
De noche
Al caer el sol, la piel activa sus funciones renovadoras y procesos de síntesis metabólica. Es el momento de desintoxicarla y regenerarla. La piel es más permeable que durante el día y pueden aparecer, además, irritaciones.

Factores externos

Maquillaje

Maquillaje

¡Si no se limpia como es debido, el maquillaje puede ser un gran contaminante! En 2013, la experiencia de una bloguera británica, que no se desmaquilló en un mes, creó un gran revuelo. Según expertos de la piel, en un mes el cutis de esa bloguera había envejecido diez años. Se le volvió muy sensible y le aparecieron rojeces… algo a tener en cuenta, sabiendo que un tercio de las mujeres prescinden al menos dos veces a la semana de desmaquillarse. La piel, sofocada bajo la suciedad y los cosméticos, deja de funcionar con normalidad.
Polución

Polución

Al ser la interfaz con el entorno, la piel es la primera en enfrentarse a numerosos contaminantes ambientales, tanto por dentro como por fuera. Polvo, humo de tabaco, gases de escape, partículas finas y ultrafinas, metales pesados, ozono, compuestos orgánicos volátiles y monóxido de carbono bombardean la piel día y noche, al estar permanentemente en contacto con el aire que la rodea. Aunque en la actualidad la vida transcurra principalmente en interiores, nuestra exposición a contaminantes no se ve en absoluto reducida, al estar estos presentes también en los inmuebles (mobiliario, aparatos electrónicos, sistemas de calefacción, aire acondicionado…).
La polución
El mayor riesgo del mundo
para la salud ambiental, según la OMS
En 2015 se elaboró un índice global de calidad del aire para más de 60 países, el Índice Mundial de Calidad del Aire. Todas las ciudades del mundo están afectadas por 4 grandes contaminantes: las partículas finas y ultrafinas, el ozono, el dióxido de nitrógeno y el dióxido de azufre.
Asia es la zona más afectada por la contaminación de partículas finas y ultrafinas, las que tienen mayores probabilidades de penetrar en profundidad la piel, a través de los folículos pilosos.
Sensibio H2O
¿Necesitas desintoxicar tu piel?
Disfruta de un día inolvidable con Bioderma y Patry Jordán