Opinión de expertos: Piel sensible con tendencia acneica

Allez au contenu Allez à la navigation

Nuestros expertos en la piel

Nuestros expertos en la piel

las pieles sensibles con TENDENCIA acneica
Docteur Isabelle Baratte - Dermatóloga
LA FALTA DE CONSTANCIA: EL PROBLEMA
 
Dr Isabelle Baratte
Dermatóloga, vinculada al hospital universitario Hospices Civils de Lyon
¿QUÉ EFICACIA TIENEN LOS TRATAMIENTOS CONTRA EL ACNÉ?
Actualmente disponemos de un amplio abanico de soluciones terapéuticas para el acné adulto y adolescente. Entre los tratamientos orales, locales u hormonales en el caso de las mujeres, hay soluciones terapéuticas que funcionan en muchos casos. Sin embargo, nos encontramos con situaciones más complejas, donde no alcanzamos el resultado…

EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS TRATAMIENTOS ANTIACNÉ
No hay que olvidar que el acné es una patología multifactorial donde influyen todos los aspectos de la vida del paciente. Independientemente de la calidad del sebo, de los cambios hormonales y de los antecedentes familiares, intervienen numerosos factores exteriores, como la higiene, la alimentación, el estrés, el cansancio, los cosméticos utilizados… Pueden darse varias situaciones: que el tratamiento sea inadecuado, que no se tolere ni se siga correctamente…

El abandono de los tratamientos es algo común entre entre los adolescentes, a los que a veces les falta constancia y no lo aplican con regularidad.
Ahora bien, tampoco hay que subestimar los problemas de tolerancia, puesto que determinados tratamientos o medicamentos pueden tener efectos secundarios difíciles de sobrellevar. Me refiero a los efectos secantes y queratolíticos, es decir, cuando se acelera la renovación de la epidermis y la piel se pela en algunos puntos. A veces los pacientes se quejan de tener la piel seca, enrojecida e irritada. Debido a estas molestias, no siguen el tratamiento con el rigor requerido o compensan sus efectos con cremas demasiado grasas: en ambos casos, las imperfecciones pueden reaparecer.

Otros pacientes, en cambio, son «supercumplidores» y se aplican demasiado producto, creyendo, erróneamente, que así acelerarán la curación. Así aumentan los efectos secundarios y a veces también acaban por tirar la toalla.

Por último, terminar con el acné puede costar más en pieles con tendencia al eccema. Los tratamientos resultan demasiado agresivos para esas pieles frágiles, y el arsenal terapéutico con el que contamos es inadecuado. Lo cierto es que, tras un simple problema de acné, a menudo hay particularidades individuales de difícil resolución.

Debemos acompañar a los pacientes con soluciones personalizadas para que sigan su tratamiento correctamente. 
Dr Michèle Sayag - Médica alergóloga
¡SÍ, UNA PIEL ACNEICA PUEDE SER SENSIBLE!
 
Dr Michèle SAYAG
Médica alergóloga
AL HABLAR DE ACNÉ, PENSAMOS INMEDIATAMENTE EN PIEL GRASA, PERO CASI NUNCA EN PIEL SENSIBLE O DESHIDRATADA.
Detrás de un problema de imperfecciones, siempre hay exceso de sebo y, por consiguiente, una piel más bien grasa. No obstante, los descubrimientos recientes sobre la seborrea localizada han matizado el concepto.

Muchos pacientes afectados por el acné cuentan que su piel se ha vuelto intolerante, que ya no aguanta nada, que alberga zonas grasas y otras altamente sensibles. Se trata de una consecuencia normal de la modificación de la composición cualitativa del sebo, que conlleva un aumento de la pérdida de agua: una piel grasa, por lo tanto, puede estar deshidratada.
La falta de agua lleva a la piel grasa a debilitarse y a verse aún más agredida, si recibe un tratamiento antiacné secante destinado a combatir las imperfecciones.

La piel es un ecosistema vivo
La piel posee una flora cutánea compuesta de microorganismos (bacterias, hongos, ácaros…) que sirve de barrera al acceso de gérmenes y protección frente a infecciones.

Sin embargo, el menor desequilibrio en este medio frágil puede tener consecuencias importantes y dar vía libre a bacterias «malas». No es de extrañar que haya tratamientos locales antiacné que sean agresivos y que modifiquen las reacciones de la piel.