Allez au contenu Allez à la navigation

El acné después del verano - Efecto rebote
¿Por qué mejora el acné en verano?

Durante el verano, al estar bronceados, las lesiones cutáneas se camuflan. Y gracias a la acción antibacteriana, antiinflamatoria y secante del sol, la aparición de las imperfecciones disminuye.

Pero… ¡Atención! El sol es un ‘falso amigo’ de los granitos.

Durante la exposición solar, la capa córnea de nuestra piel se hace más gruesa, obstruyendo de manera más fácil los poros. También debemos recordar que los granitos pueden también empeorar durante el verano por el aumento de humedad, sudor y también por el efecto de los rayos solares de tipo UVB.

La exposición al sol es temporal y las lesiones que parecen haber desaparecido vuelven a brotar después de las vacaciones.

Además, la exposición solar excesiva es muy dañina para la piel:
quema, irrita, deshidrata… y, como consecuencia, produce más sebo que, por ende, provoca la reaparición del acné.

También existen otros factores que pueden influir son los cambios ambientales, estrés laboral o emocional y los cambios de alimentación.

¿Por qué empeora el acné tras el verano?
 
El acné aparece tanto en adolescentes como en adultos. De hecho, cada vez hay más personas mayores de 26 años con acné de nueva aparición.
Son dos tipos de acné con sus características específicas, por lo que hay que diseñar un régimen de tratamiento cómodo, eficaz y adaptado a cada tipo de piel.
El acné del adulto
El acné del adulto aparece en la parte inferior de la cara, ángulos mandibulares y mentón. Es un acné con menos comedones y más lesiones inflamatorias o microquistes. Hay que tener en cuenta que la piel del adulto tolera peor ciertos productos antiacné y son pieles en las que ya se trata en paralelo el envejecimiento cutáneo.
El acné del adolescente
El acné del adolescente es más intenso y con más comedones, aparece en una piel más grasa y afecta sobre todo en frente, nariz y pómulos.
Rutina de cuidados durante el verano
  • Utilizar un filtro solar alto, no comedogénico, de amplio espectro y adecuado al tipo de piel de cada uno.
  • Utilizar filtros no grasos, en excipientes tipo emulsión ligera, gel y con productos que no induzcan la formación de comedones.
  • Además, es recomendable lavar la cara 1-2 veces al día con soluciones limpiadoras no abrasivas y adecuadas para pieles grasas con tendencia al acné.
Rutina de cuidados después del verano
  • Se recomienda limpiar la piel 2 veces al día con un emoliente o hidratante con ceramidas y antiinflamatorios naturales en excipientes no grasos ni comedogénicos.
  • La piel con acné se puede exfoliar de manera suave, pero sin tratamientos abrasivos, ya que pueden provocar la aparición de manchas, aumentar sensibilidad e incluso la inflamación.
Acné Adolescente - Bioderma Recomienda
Acné Adultos - Bioderma Recomienda
yo limpio - Adolescente
Sébium Gel Moussant
+ Sébium Gel Exfoliante
(en casos de acné inflamatorio no se debe exfoliar)
Contenido facilitado por el Dr. José Luis López Esteberanz, Director de la Clínica Dermomedic de Madrid y Jefe de Servicio del Hospital Universitario Fundación Alcorcón.