Piel atópica en niños | BIODERMA

Allez au contenu Allez à la navigation

Todo lo que debes saber sobre la piel atópica de tu hijo

Piel atópica niños
Cabría pensar que estamos en medio de una epidemia… En cuanto alguien menciona la dermatitis atópica (más conocida como eccema atópico), es sorprendente oír cuántos padres y madres lidian con ella. Se calcula que en los países desarrollados, entre un 10% y un 20% de los niños desarrollarán signos de dermatitis atópica en algún momento de su vida.
 
Aunque las causas están abiertas a debate –la alimentación moderna, el medio ambiente, la contaminación–, el número de niños que se ven afectados por el eccema atópico va en aumento. Esta enfermedad crónica de la piel dificulta la vida cotidiana de toda la familia y a menudo se prolonga hasta la edad adulta (pero no siempre). Para ofrecerle unos cuidados apropiados hay que entenderla primero. Para ello deberías saber responder a la pregunta: ¿Qué le ocurre a la piel de tu hijo?

¿Cómo reconocer la dermatitis atópica?

¿En la mejillas y los brazos de tu hijo, la piel está muy seca (conocido como xerosis en términos médicos), a menudo escamada (piel seca que se descama) y en ocasiones se aprecian manchas rojas hinchadas? ¿Se rasca, se retuerce de incomodidad, llora con frecuencia y tiene problemas para dormir? Es posible que sufra dermatitis atópica (eccema atópico). Es mejor consultar a tu médico, que puede recomendarte un tratamiento adaptado. 

LOS SÍNTOMAS

  • El rascado, provocado por el picor, es uno de los principales síntomas del eccema.
  • Con mucha frecuencia, la enfermedad cutánea se manifiesta en bebés de unos tres meses. Primero aparecen manchas rojas de eccema en las mejillas, los brazos, las piernas, el cuero cabelludo y las nalgas.
  • Cuando el niño crece, a partir de los doce meses, las manchas se trasladan a los pliegues de la piel (cuello, parte interior de las rodillas y codos, detrás de las orejas), alrededor de la boca y las manos.

Los ciclos de la enfermedad en dos fases:

  • 1. Brotes
  •  
    • Aparecen manchas en la piel, al principio rosas y cada vez más rojas y abultadas.
    • La inflamación de la piel provoca una picazón intensa. Si el niño se rasca, la inflamación empeora, lo cual intensifica el picor y aumenta el riesgo de infección.
    • Si se rascan lo suficiente, las manchas secretan líquido. Puede observarse la formación de pequeñas ampollas de líquido (vesículas) y costras. Es posible que se hinche toda la zona (edema). Es en esta fase cuando el riesgo de infección bacteriana (estafilococo áureo) es más elevado. ¡Y es también cuando tu hijo quiere rascarse más!
    • El rascado provoca pequeñas heridas que complican aún más la situación.
  • 2. Alivio
  •  
    • Los tratamientos antiinflamatorios (corticosteroides tópicos) curan la piel y permiten la desaparición de las manchas, pero la piel sigue estando seca.
    • La sensación de picor perdura aún sin las manchas del eccema. Se mantiene una microinflamación en la piel, que hay que hidratar diariamente con emolientes.
    • Después de unas semanas aparece un nuevo brote que no necesariamente podemos relacionar con el episodio que lo ha desencadenado. Los brotes y los periodos de calma se alternan y una buena hidratación permite espaciar más los primeros.

Pica mucho...

El eccema tiene un verdadero impacto en la calidad de vida debido a la incomodidad permanente del picor. Puede ser especialmente intenso, insoportable incluso. Debemos ser comprensivos cuando nuestro hijo esté molesto o malhumorado o cuando no pueda dormir o concentrarse en el colegio. ¡Su piel le hace sufrir terriblemente! Tampoco es fácil para él controlar el rascado, aunque este mantenga el círculo vicioso de inflamación e infección. Pero no te preocupes, existen soluciones para ayudar a tu hijo a calmar el picor. 

¿Qué le ocurre a la piel?

  • 1. La piel está muy seca. Escasean agua y lípidos.
    > Es necesario nutrirla con un tratamiento hidratante completo.
  • 2. La piel desempeña insuficientemente su papel de barrera. La capa externa es más permeable.
    > Es necesario proteger la piel de microtraumatismos que pueden alterarla aún más, como el rascado permanente o una higiene demasiado agresiva.
  • 3. La piel permite la entrada de alérgenos (factores exteriores como el polvo, los ácaros…) y se vuelve cada vez más sensible, lo cual provoca una reacción excesiva e injustificada del sistema inmunológico.
    > Es imposible eliminar todos los alérgenos en casa, y más aún en otros lugares, pero podemos controlar los factores agravantes.
  • 4. El organismo de tu hijo se defiende del pseudoataque desencadenando una inflamación de la piel, que es el brote de eccema que ves.
    > En esta fase, los corticosteroides tópicos son absolutamente legítimos para calmar la inflamación.

LAS CAUSAS

¿De dónde proviene la dermatitis atópica?

Hay un elemento hereditario…
 
Existe un entorno genético favorable en el que puede desarrollarse la dermatitis atópica. Las familias susceptibles a enfermedades atópicas son más sensibles a los alérgenos medioambientales. El riesgo de que un niño desarrolle dermatitis atópica es del 30% si uno de los progenitores sufre actualmente la enfermedad o lo hizo en el pasado, y del 70% si ambos progenitores padecen o han padecido la enfermedad.
 
El papel del entorno
 
Por tanto, el historial hereditario influye, pero no puede explicarse por sí solo la explosión del número de casos en los últimos cuarenta años. Algunos hablan de una higiene excesiva en la sociedad moderna, sobre todo en las ciudades, donde los niños ya no están expuestos prematuramente a los alérgenos. Demasiada agua sobre la piel, unas viviendas mal ventiladas (ácaros) y excesivamente aisladas, la exposición al humo del tabaco o la polución urbana… Su sistema, que está escasamente estimulado, sufre alteraciones. 
 

LAS PREGUNTAS QUE DEBEN HACERSE LOS PADRES

¿Es una enfermedad contagiosa? 
NO: Podemos ver el eccema, pero no es transmisible a otras personas. Este es un hecho importante que debes explicar a tu hijo, sus amigos y los padres de estos…
 
¿Hay complicaciones?
NO: Siempre que los brotes de eccema se traten adecuadamente y se hidrate la piel a diario. El principal riesgo es una infección. 
 
¿Debería someterme a una prueba de alergia?
NO: No necesariamente. Una revisión de las alergias y el sistema inmunitario no arrojará luz sobre los brotes de eccema, excepto si los tratamientos que se han seguido no funcionan y si se aprecia un retraso en el crecimiento. Algunos médicos aconsejan una prueba para detectar otras patologías atópicas latentes como el asma y, en casos infrecuentes, alergias alimentarias. 
 
¿Es grave el eccema atópico?
NO: Pero es difícil vivir con él. Se han definido tres categorías para evaluar la dermatitis atópica: leve, moderada y grave, según la intensidad, el tipo de síntomas y el impacto en la calidad de vida. Para los especialistas,3 la calidad de vida del niño atópico es comparable a la de un niño que padece asma o diabetes. Según el 96% de los médicos,4 la dermatitis atópica afecta a la calidad de vida de los niños y sus seres queridos: tratamiento, comida, condiciones de vida, sueño, estrés… No dudes en consultar a un dermatólogo o pediatra para recibir ayuda y respuestas a todas tus preguntas. 
 
La buena noticia es que solo un 4% de los adultos de más de 15 años sufren dermatitis atópica. En la gran mayoría de los casos, la enfermedad desaparece durante la infancia. 
 

Referencias

1 Biedermann T, Skabytska Y, Kaesler S, Volz T. Regulation of T-Cell Immunity in Atopic Dermatitis by Microbes: The Yin and the Yang of Cutaneous Inflammation. Front. Immunol 2015; 6: 353
2 Atopic Dermatitis – S.A. Büchner, Swiss Medical Forum n°19, mayo de 2001
3 Atopic Dermatitis – John Libbey Eurotext – diciembre de 2017
4 Guillet G, Cambazard F. ATOPIA Study: European epidemiological dermo-paediatric survey, overview of results: The influence of environment, lifestyle and type of treatment for dry skin with an atopic tendency among newborns, infants and children. TAP enero de 2006 – 10º Congreso de Pediatría Práctica de París.
5 Wollenberg A, Oranje A, Deleuran M et al. ETFAD/EADV Eczema Task Force 2015 Position Paper on Diagnosis and Treatment of Atopic Dermatitis in Adult and Paediatric Patients. / Eur Acad Dermatol Venereol 2016; 30: 729-47
 

 

Rutina de cuidados para la piel atópica

  • 1. Yo limpio

    intensive_moussant_500.png

    Atoderm Intensive Gel Moussant

  • 2. Yo trato

    crema_reparadora_atoderm_intensive_baume.jpg

    Atoderm Intensive Baume

  • 3. Tratamiento Antipicor

    sosspray200.png

    Atoderm SOS Spray

Artículos complementarios

Tratamientos y cuidados diarios Descubrir
Tratamientos Cuidados diarios
Descubre los consejos de nuestros expertos Descubrir
Consejos expertos atopia