Allez au contenu Allez à la navigation

La atopia tiene una raíz genética específica, que en los niños puede manifestarse a través de diversas condiciones, como alergias alimentarias, eccemas atópicos, rinitis alérgica o asma. Existen otras formas de eccema que no son atópicas, como el eccema por contacto, que es un tipo de alergia que puede afectar a las personas adultas, independientemente de un contexto de atopia.