Bioderma España | Con frecuencia se dice que una piel seca es más sensible, pero ¿cuáles son los aspectos visibles de estos dos tipos de piel?

Allez au contenu Allez à la navigation

La piel seca es a menudo delgada, áspera, rugosa, presenta descamaciones y arrugas. Estos signos se agravan con el frío y el viento. Las pieles sensibles pueden ser secas o incluso grasas. Cuando se tiene piel sensible se tiene sensación de tirantez y picor, con enrojecimientos frecuentes. Son pieles que no toleran muchas cosas y se inflaman rápidamente.