Allez au contenu Allez à la navigation

Sol para todos

Extractos de chats

Compartir

Para saber más sobre la protección solar para todos, mire las respuestas de dermatólogos y alergólogos a las preguntas de los internautas, como parte de los chats organizados por BIODERMA.

 

Efectivamente, es como si hubiera despilfarrado una porción significativa de su capital solar y, desafortunadamente, el mal ya está hecho. Se trata de un proceso natural de envejecimiento "actínico" (es decir, que se debe al sol). En conclusión: evite el sol y protéjase cada vez más.

 

Pienso que, en su caso, la aplicación de protectores solares debe tener lugar al principio de su estancia, porque así evitará quemaduras tempranas y no le impedirá broncearse. Una vez que su piel se haya bronceado, la fotoprotección externa es menos importante, pero no olvide que el hecho que se broncee fácilmente no evita los efectos del sol a largo plazo (envejecimiento y cáncer de piel).

 

Las personas de piel tan clara no se broncean, porque la pigmentación de la piel es el resultado de la acción de los melanocitos, que son las células que producen la melanina, el pigmento de la coloración. Existen dos tipos de melanina: la feomelanina (melanina de color rojo o anaranjado, potencialmente fotoagresiva, es decir que produce radicales libres) y la eumelanina (melanina de color café o negro, con poder fotoprotector). Las personas pelirrojas sólo producen feomelanina, así que no se broncean y deben protegerse con una crema solar SPF 50+.

 

Para empezar, lo mejor será preparar su piel mediante un complemento alimenticio a base de betacaroteno, 15 días antes de salir de vacaciones. Cuando se exponga al sol, aplíquese generosamente, cada dos horas, una crema solar de índice máximo (SPF 50+). Los pelirrojos sólo se queman cuando se exponen al sol, no se broncean.

 

En teoría, un índice de protección o igual a 20 indica una buena capacidad del producto para proteger del sol. En la práctica, el índice de protección real de estos productos es mucho más débil porque nunca se aplican en las cantidades suficientes y, por lo tanto, la protección es mucho más endeble. Es por eso que son preferibles los índices más elevados (para una piel normal, un SPF de 30 es una buena opción).

Pregunta de un internauta

¿Existe la pantalla solar total?

No, no existe una pantalla solar total, solamente podemos hablar de muy alta protección.

 

No existe un protector solar realmente "resistente al agua", así que hay que reaplicarlo regularmente, sobre todo en el caso de los niños. Mucho más considerando que el agua de las piscinas y el mar refleja los rayos ultravioleta.

Pregunta de un internauta

¿Las cremas solares secan la piel?

Lo que seca la piel no son las cremas solares sino la exposición al sol. Se aconseja utilizar cremas hidratantes después de la exposición solar.

 

Efectivamente, las pieles negras o morenas están en menor riesgo de enfrentarse a cánceres de piel o a envejecimiento prematuro porque tienen más melanina (especialmente eumelanina, que es el tipo de melanina que da el color moreno o negro y que tiene poder fotoprotector), y por lo tanto tienen mejor defensa bajo el sol.

 

Depende de varios factores:
1) El fototipo,
2) La actividad (lo que uno hace),
3) La edad.
En la práctica, para alguien con un fototipo o piel "normal" (una persona que frecuentemente sufre de quemaduras solares pero que se broncea fácilmente), un índice de protección 30 es suficiente, con la condición de reaplicar frecuentemente. Un fototipo muy claro (quemaduras de sol constantes y ausencia de tono bronceado), deberá, obligatoriamente, aplicarse índices superiores o iguales a 50 y evitar las exposiciones solares a mitad del día. Los niños necesitan una fotoprotección por medio de las prendas de ropa, en primer lugar, en su caso los fotoprotectores son un complemento. Una buena opción son las pantallas minerales de índice de protección igual o superior a 30. Las circunstancias que rodean las exposiciones extremas (excursiones a las montañas o a algún glaciar, a zonas tropicales, etc.), requieren un índice de protección máxima y reaplicaciones frecuentes. 

 

Un producto ideal sería, efectivamente, aquel que  sólo tuviera que aplicarse una sola vez al día. En la práctica, sin embargo, las pruebas de persistencia de fotoprotección de este tipo de productos a lo largo del día son todavía muy limitadas. Yo personalmente aconsejo la reaplicación de los productos en función de su tipo de actividad (sudoración, baño, etc.).

 

Las siglas SPF signfican "Sun Protection Factor" (o Factor de Protección Solar), y se refieren a la capacidad de un producto solar para proteger la piel de las quemaduras solares. El índice de protección UVA se refiere simplemente a la capacidad de un producto de protección solar para detener, en mayor o menor medida, los rayos ultravioletas A. En realidad no existe una relación real entre ambas. ¿Que por qué necesitamos conocer el índice UVA? Sencillamente porque los UVA son los responsables de una parte importante de los efectos a largo plazo de la exposición al sol (melanomas malignos, envejecimiento, etc.). Un buen fotoprotector externo debe tener un SPF elevado (30 o más) y un índice de protección UVA igualmente elevado (este último debe ser al menos igual a una tercera parte del SPF).