Allez au contenu Allez à la navigation

Piel mixta, grasa y acneica

Mientras mejor se comprenda la piel, mejores cuidados se le pueden aportar

Pieles grasas y mixtas
Compartir

Las pieles mixtas-grasas y acneicas deben enfrentar un problema de cantidad y calidad del sebo, lo que con frecuencia las hace víctimas de puntos negros e imperfecciones. Las imperfecciones, sin embargo, también pueden estar vinculadas con patologías como el eccema, por ejemplo, lo que dificulta su tratamiento. Asimismo, el acné, que puede ser leve en la adolescencia (en virtud de que afecta al 80 % de los jóvenes), puede también atacar a los adultos, hombres y mujeres, y adoptar formas específicas en cada caso. Su impacto psicológico es a menudo importante y por ello debe atenderse de manera apropiada, ya que la gran mayoría de los tipos de acné desaparece con un tratamiento adecuado.

Resumen
  1. ¿Cómo se reconoce una piel mixta o grasa?
  2. ¿Cuáles son las causas del acné?
  3. ¿Cuáles son los distintos tipos de imperfecciones cutáneas?
  4. ¿A quiénes afecta?
  5. ¿Cuáles son las características del acné en mujeres adultas?
Piel mixta, grasa y acneica

¿Cómo se reconoce una piel mixta o grasa?

Una piel grasa se caracteriza generalmente por su grosor, poros dilatados, aspecto graso, opaco y brillos. Esto se debe al exceso de sebo, que favorece la aparición más o menos regular de imperfecciones cutáneas tipo "puntos negros" o "granos". En el caso de una piel mixta, las imperfecciones se localizan, sobre todo, en la parte media de la cara: frente, nariz y mentón, que comúnmente se conocen como la zona T. El resto del rostro y el cuerpo pueden tener piel normal o hasta seca. La piel mixta está desequilibrada y es susceptible de sufrir agresiones.

¿Cuáles son las causas del acné?

El acné es una enfermedad inflamatoria del folículo pilosebáceo. Son cinco las causas responsables asociadas:
  • La hiperseborrea, cambio composición del sebo, la hiperqueratinización, la proliferación bacteriana y la inflamación.
  • La hiperseborrea se refiere a la superproducción de sebo como resultado de la actividad hormonal, que empieza durante la pubertad. La piel se torna grasa y brillante, y existe el riesgo de alteración cualitativa del sebo, en el sentido de que la composición del mismo no es la misma que en el caso de un sebo sano. Es más denso y eso dificulta que fluya a través del folículo, lo que en consecuencia incrementa el riesgo de aparición de comedones.
  • La hiperqueratinización es la multiplicación excesiva de la pared del canal folicular, lo que resulta en la formación de una obstrucción que impide que el sebo se evacúe. A consecuencia de ello aparecen comedones, que son pequeñas elevaciones cutáneas que pueden ser del mismo color de la piel (comedón cerrado o punto blanco), que le dan a la piel un aspecto granuloso; también pueden tener un punto negro al centro (comedón abierto), lo que se debe a la presencia de melaninas (pigmentos de la piel) en la superficie del comedón.
  • La multiplicación de bacterias: el sebo es un caldo de cultivo ideal para ciertas bacterias, en particular el propionibacterium acnes, que normalmente está presente en todos los organismos, pero que en el caso de alguien que padezca acné se multiplica dentro del folículo pilosebáceo y origina una inflamación. El comedón se transforma, por lo tanto, en un grano de color rojo, doloroso, que se denomina pápula (lesión inflamatoria).

 

¿Cuáles son los distintos tipos de imperfecciones cutáneas?

Hay muchos tipos de lesiones que cursan con acné, a menudo debido a un aumento de la seborrea.
  • Lesiones retencionales:
   Comedones cerrados o puntos blancos,
   Comedones abiertos o puntos negros,
   En ocasiones, quistes de gran tamaño (más de 5 mm), llamados macroquistes.
 
  • Lesiones inflamatorias:
   Elementos inflamados: pápulas, pústulas y nódulos que resultan de la inflamación de las lesiones retencionales descritas anteriormente.
 
  • Cicatrices de lesiones eventuales:
   Manchas hiperpigmentadas secundarias a la inflamación en pieles mates o negras.
 
El acné puede durar varios años y pasa por etapas de reducción e incremento de la inflamación, en tanto persistan los elementos retencionales (comedones).

 

¿A quiénes afecta?

En casos muy raros se presenta acné en recién nacidos (lo que está asociado con las hormonas andróginas de la madre) o en niños de mayor edad. El acné es una dermatosis de la adolescencia y adopta aspectos polimorfos asociados a los diferentes tipos de lesiones en su conjunto.
En general, la afectación tiene lugar entre los 12 y los 14 años y se localiza en las zonas más grasas de la piel: el rostro, a menudo y de manera variable el tórax y la espalda. El acné es provocado por un desequilibrio de las secreciones hormonales en la etapa de la pubertad.
 
En el caso de las mujeres, sobre todo después de los 30 años, el acné aparece con mayor frecuencia en la parte baja del rostro (en la mandíbula) y el cuello, y se asocia con un componente hormonal, que se añade a las causas clásicas de acné.

 

¿Cuáles son las características del acné en mujeres adultas?

Los factores que favorecen la aparición del acné durante la edad adulta son:
 
  • El uso de cosméticos inapropiados, el sol, la alimentación… el tabaco también favorece este fenómeno: más del 41 % de las pacientes que fuman sufren episodios de acné, comparadas contra el 9 % de las no fumadoras.
  • También debe tomarse en cuenta el factor genético, porque cuando existen antecedentes familiares, es frecuente ver aparecer este tipo de problemas cutáneos en la edad adulta.
  • Por último, ciertos tratamientos médicos, como los anticonceptivos, hormonas y antidepresivos, pueden provocar la aparición de acné.
 
Al contrario de la piel de las adolescentes, la piel de las mujeres adultas es menos seborreica, es decir que produce menos sebo. Las imperfecciones se localizan principalmente en la parte inferior del rostro (el mentón, el cuello, los maxilares inferiores) y se caracteriza por lesiones inflamatorias  y retencionales (puntos negros), crónicos y recurrentes. Para solucionar estos problemas de la piel, es necesario recurrir a tratamientos adaptados y distintos de los que se usan para tratar el acné de los adolescentes.
 
¿Lo sabías...?
Problemas de imperfecciones cutáneas:
50 % de las mujeres mayores de 25 años tienen problemas de imperfecciones cutáneas.
40 % de las mujeres, no tuvieron acné durante la adolescencia.