Allez au contenu Allez à la navigation

Agua micelar

Extractos de chats

Compartir

Para saber más sobre la limpieza y desmaquillaje con agua micelar, mira las respuestas de dermatólogos y alergólogos a las preguntas de los internautas, como parte de los chats organizados por BIODERMA.

 

Sin duda te desmaquillas los ojos con el mismo producto con el que te desmaquillas el rostro. Y si tu mascara de pestañas es resistente al agua, tienes que frotarte demasiado los ojos, y además es posible que el algodón que estés usando sea un poco áspero. Yo recomiendo usar un producto desmaquillante específico para los ojos, como una emulsión o algún producto a base de aceite que disuelva bien el maquillaje, usar productos de desmaquillaje clásicos para el rostro y enjuagar al terminar. La idea es que el proceso de desmaquillar rostro y ojos se lleve a cabo con dos productos diferentes.

En general, el dermatólogo que realice el tratamiento con láser te dará consejos de cuidado posteriores, y estos dependerán del tipo de tratamiento láser efectuado, porque hay distintos tipos de láseres.
Hay láseres que respetan la integridad de la piel, y que se llaman "no ablativos". Se dirigen al interior, a eliminar el vello o a tratar la cuperosis, por lo que tu rutina de desmaquillaje no debe cambiar. En el caso de la cuperosis, por ejemplo, el láser trata los vasos profundos, pero la piel en sí misma no sufre alteraciones en su superficie. De todos modos, sé cuidadosa al desmaquillarte, para evitar irritaciones.
En el caso de los láseres ablativos, la piel luce un poco dañada debido al objetivo mismo que se persigue y el desmaquillaje debe ser completamente diferente. Si te sometiste a un tratamiento de resurfacing (C02 fraccionado), la piel lucirá afectada, un poco pixeleada, y por lo tanto el desmaquillaje deberá ser mucho más suave y adaptado.
Sin embargo, lo mejor es preguntar al dermatólogo que aplicará el láser sobre los cuidados posteriores.

 

El desmaquillante perfecto es el que más te guste a ti, es decir, el que al mismo tiempo te procure una sensación de placer y de bienestar cuando lo apliques. Para algunas será un desmaquillante perfumado, para otras sin perfume. Algunas preferirán una textura cremosa, otras buscarán una textura que no deje sensación grasa. Algunas preferirán usar agua para sentirse frescas, para otras bastará un algodón. El desmaquillante perfecto es aquel que te deja piel resplandeciente y que te aporta confort.

Una piel grasa con puntos negros debe tratarse con una crema. El agua micelar o el gel espumoso contribuyen a la higiene pero no son un tratamiento para los puntos negros. Hay cremas formuladas específicamente, que reducen los poros o que mejoran la textura de la piel grasa. La higiene, que dura entre cinco y diez segundos, sólo es complementaria en este caso. Entonces, usar agua micelar o gel espumoso para piel grasa está bien, pero hay que aplicar un cuidado cotidiano para los puntos negros.

Los dos son buenas opciones, sólo cabe señalar que no es una leche o una loción, sino un dúo leche + loción o un agua micelar por sí sola. La loción sirve para retirar la leche, la leche es una suspensión de partículas de grasa. El agua micelar es un desmaquillante en forma líquida. Es entonces una leche + loción o un agua micelar lo que le conviene a una piel mixta.

Una se puede maquillar aunque tenga piel intolerante, pero hay que probar los productos. Cuando vayas a la farmacia, pide unas muestras y pruébalas en la cara interna del brazo, donde la piel es muy sensible. Debes buscar cremas hidratantes específicas. Para desmaquillarte, también hay productos para piel frágil, para piel con tendencia sensible en agua micelar o en leche. En mi opinión, yo creo que la leche puede aportar una sensación más confortable, aunque muchas de mis pacientes están encantadas con el agua micelar para piel sensible, así que es tu decisión. Tú misma encontrarás la textura y el producto que más te convengan.

 

La verdad es que quizá ya tengas la piel bien limpia, pero el desmaquillaje tiene una parte subjetiva, es un hecho que esta sensación surge a menudo y es por eso que la gente suele lavarse después de desmaquillarse. Si tú tienes esa sesnsación, escoge mejor un producto que haga espuma o un agua micelar, porque no dejan sensación grasa. Pero ya sea que te desmaquilles con leche + loción o con agua micelar, ambas soluciones son al mismo tiempo suaves y eficaces. Es cuestión de gusto.

La mayor parte de las aguas micelares son apropiadas para desmaquillar los ojos, salvo algunas, pero en esos casos eso está bien especificado en la etiqueta: algunas que están formuladas para pieles grasas contienen activos que podrían irritar. Sin embargo, la mayoría de las aguas micelares pueden usarse para retirar las máscaras de pestaña resisitentes al agua o que no están muy cargadas. Desmaquillarte los ojos con agua micelar es posible si usas poco maquillaje, de otra manera será mejor recurrir a una solución especial para mascara a prueba de agua, o bien a discos de algodón embebidos de desmaquillante.

Ante todo, hay que evitar las quemaduras de sol porque son pésimas para la piel. Si te expusiste demasiado al sol y tienes quemaduras, evita maquillarte, aunque quieras camuflarlas, ya que se trata de lesiones superficiales y lo que harás al maquillarte será agravar la irritación. Si de todos modos te quieres maquillar, aplica sólo un poco de polvo, y desmaquíllate de forma ligera con una leche o loción, pero evita frotarte la piel. Ante todo ¡evita exponerte así al sol! Hay muy buenos protectores solares en el mercado, incluso algunos te aportan color para mejorar tu complexión.

En general, si usas agua micelar, después de usar uno o dos algodones estos habrán perdido su color blanco, así sabrás que la piel está adecuadamente desmaquillada. No te aconsejo frotar la piel, porque hay algunas personas que se "lijan" la capa córnea superficial, incluso quedan pequeños residuos en el algodón: no son restos de maquillaje sino de su propia piel. De hecho, a menos que se utilice un maquillaje pesado para dismular manchas de nacimiento, angiomas, cicatrices, o que sea maquillaje teatral, una o dos pasadas con algodón serán suficientes.

Si el maquillaje es ligero, lo mejor es usar un gel que haga espuma, muy agradable para pieles grasas. Si el maquillaje es más pesado, puede utilizarse una leche no muy densa, lo suficientemente fluida para retirarla con una loción ligeramente astringente. Las lociones adecuadas para eliminar las leches pueden ser de diferentes tipos: calmantes, astrigentes... El término "loción tónica", que se asocia a las leches, es un término genérico. Una puede utilizar la loción que desee, con la condición de que sea específica para su tipo de piel. Para una piel grasa, es posible emplear un dúo leche-loción tónica o bien, un agua micelar adaptada para pieles grasas.

Todo depende del producto seleccionado. Si tu producto es de los que hacen espuma, hay que humedecerse un poco el rostro, hacer espumar el producto, enjuagar y después secar la piel. Si tu producto es una leche, hay que empapar un algodón con ella para limpiar el rostro, y después aplicar la loción, sin necesidad de lavarse al terminar. Enjabonarse es exagerado, y no hay que agredir la piel, porque es una zona sensible y podría irritarse. Una leche y una loción sirven a la vez como desmaquillantes y limpiadores.
Si tu producto es un agua micelar, desmaquillarse es mucho más simple, porque se hace en un solo paso. Incluso si en ocasiones lo haces en dos pasos, el agua micelar permite retirar el maquillaje y limpiar la piel sin necesidad de enjuagar.

 

No es tanto una cuestión de tiempo como de calidad del desmaquillado. Si no nos maquillamos más que un poquito, el proceso será rápido. No existe una duración ideal, sólo hay que dedicarle un poco a todo el rostro. Si hay residuos de maquillaje sobre el algodón, hay que hacerlo de nuevo. A veces hay gente que dice que "no tiene tiempo de desmaquillarse"... pero no, siempre hay tiempo de desmaquillarse, es rápido, es como si uno dijera que no le da tiempo de respirar. El desmaquillaje no es tan esencial como la respiración pero es rápido, no es algo en lo que deba invertirse mucho tiempo, sobre todo cuando se crea el hábito. Entonces, no es una cuestión de tiempo sino de calidad.

 

En principio, la caducidad se indica en el mismo envase. Si se utiliza con regularidad, un frasco durará de algunas semanas a algunos meses sin problema. Desde luego, no hay que conservar un agua micelar que abrimos hace cinco años.

 

Depende de lo denso que sea el maquillaje, pero en principio uno o dos algodones son suficientes. Hay gente que se frota demasiado la cara para retirar hasta el último rastro de maquillaje.
Haz la prueba: frótate un brazo, en el que desde luego no haya maquillaje, verás que el algodón sale un poco negro. No necesariamente lo que ves es suciedad, sino las capas superficiales de la piel, que se desprenden y que están cargadas de pigmentos, así que por eso ves un poco de color. Si quieres que el algodón se vea impecable, te arriesgas a hacer una miniexfoliación todas las noches, y sería demasiado fuerte para la piel, de manera que una o dos pasadas con algodón bastan. Cuando ya no veas restos de maquillaje, quiere decir que estás bien desmaquillada.

Vaya, ese es un dilema, porque si no ves bien al desmaquillarte, podrías no hacerlo bien. Sin embargo, es mejor quitártelos porque el producto podría penetrar en los ojos y dañar o volver opacos los lentes… Así que sí, mejor quítate antes los lentes de contacto.

Si sólo te sucede una vez, no. Sin embargo, una periodista inglesa se sometió a una experiencia extrema: no se desmaquilló durante un mes, y cada día se volvía a aplicar maquillaje. Se pueden encontrar fotos del antes/después en Internet, y el resultado es efectivamente terrible: la cara se le cubrió de arrugas porque la crema hidratante no lograba penetrar hasta su piel, y la base de maquillaje le fue resecando la piel... Así que sí, no retirar el maquillaje puede envejecer la piel. Si sólo es ocasional, puede que observes irritaciones o imperfecciones. Lo mejor es desmaquillarse bien todos los días.

 

El algodón es un buen auxiliar de la limpieza, pero las toallitas tienen una ventaja práctica, porque ya están empapadas del producto. Yo aconsejaría, entonces, las toallitas desmaquillantes para viajes o para usar ocasionalmente, porque a menudo las toallitas de superficie amplia tienen conservantes para evitar contaminaciones bacterianas. Una vez que abras el bote, no las uses más de un mes o dos, porque los conservantes pueden ser un poco irritantes o incluso desencadenar alergias. Yo aconsejo las toallitas para viajes y para emergencias, pero el resto de ocasiones el algodón está bien.

Es cierto que los productos están formulados para usarse en conjunto, así que sería lo más lógico. Sin embargo, una no está obligada a adquirir toda la gama de cuidado, desmaquillaje y limpieza. Es posible variar, aunque para el caso del desmaquillaje, en efecto un dúo leche-tónico es mejor si es de la misma gama. Si se tolera bien uno, ya se sabe que en el otro está el mismo tipo de ingrediente, eso evita riesgos de intolerancia.

Pregunta de un internauta

¿Es importante secarse?

Sí, hay que secar el rostro. Dejar la piel húmeda de entrada no es agradable y, sobre todo, deshidrata la piel, por eso hay que secarse. No todo mundo las utiliza, pero si se aplica una crema de noche, hay que procurar que sea una nutritiva, y apropiada para tratar el acné si es que se sufre de ese problema. Hay que aplicar las cremas sobre la piel bien seca, para que penetren mejor. 

Las mascarillas deben aplicarse sobre la piel desmaquillada, porque lo que se busca es hacer que el activo penetre en profundidad, de manera que sí, hay que desmaquillarse antes de aplicarse una mascarilla, y para ello puede usarse agua micelar o un dúo de leche y loción. Lo importante es tener la piel limpia, nunca aplicar una mascarilla sobre el rostro maquillado. Después de retirar la mascarilla, no hace falta desmaquillarse sino usar un producto para retirar de la piel los residuos que hayan quedado, puede ser agua micelar o una leche.

 

En la práctica no, porque los productos tienen conservantes -que no son peligrosos, hoy están reglamentados- o bien, fórmulas especiales que impiden que el aire penetre, asegurando así una buena conservación. A menos que tu intención sea guardar un producto en una repisa encima de un radiador en el cuarto de baño, o sobre el capó de un coche (esto sería posible en el caso de los protectores solares), normalmente los productos están hechos para conservarse a temperatura ambiente. Algunos productos, como las mascarillas o los desmaquillantes, se guardan en el refrigerador para que aporten una sensación de frescura, o calmante en el caso de la gente que padece cuperosis. Pero en general, no tiene sentido guardar este tipo de productos en el refrigerador.

No. Un agua micelar es una solución en la que están presentes multitud de pequeñas esferas de surfactantes que atrapan la suciedad. Este producto no se queda suspendido sobre la piel, como sucede con una leche. Mucha gente se enjuaga el agua micelar porque hacerlo les da la impresión de que agregan una nota de frescura suplementaria, pero no hay necesidad de hacerlo. Después de aplicarlas sólo hay que dejar secar el rostro.

 

Lo que hay que hacer es limpiar el rostro, no necesariamente por las mañanas pero sí por las noches. Cuando no se aplica maquillaje, limpiar el rostro una vez al día es suficiente, pero sí hay que llevar a cabo la limpieza para retirar los rastros de contaminación, transpiración... Yo aconsejo hacerlo de preferencia por las noches. Es suficiente rociar agua sobre el rostro con una botella vaporizadora, o rociarse agua bajo la ducha, para tener una sensación simple de limpieza sin que haga falta volver a limpiar. Incluso aunque una no se maquille, se aconseja limpiar el rostro porque está expuesto al aire.

Es importante porque el paso de desmaquillarse limpia y prepara la piel para el día siguiente. Por la noche, la piel se prepara para recibir una crema hidratante si es que tienes la piel seca, y para volverse a maquillar al otro día. Si se aplica maquillaje sobre una piel que no se ha desmaquillado correctamente, te arriesgas a sufrir fenómenos de alergia, irritación, intolerancia, poros tapados e incluso acné. Por eso, es muy importante desmaquillarse bien, es un acto de higiene, no sólo de limpieza.

 

Para una piel sensible, evita el gel espumoso, porque es un poco más agresivo. Lo mejor es recurrir a un dúo de leche que hay que enjuagar con loción calmante, o bien a un agua micelar específicamente formulada para piel sensible.

 

Ahora hay muchísimas opciones. Los geles que hacen espuma son productos más higienizantes que desmaquillantes, pero pueden ser suficientes si te maquillas poco, por ejemplo, si sólo te aplicas un poco de polvo. Hay dos tipos de leches desmaquillantes: las que no se enjuagan y las que hay que enjuagar con lociones tónicas. Estas lociones, incluso si no siempre son tónicas, pueden tener un efecto calmante o astringente. Por lo que corresponde a las aguas micelares, son desmaquillantes que no es necesario enjuagar, aunque a menudo a la gente le gusta enjuagarse después de aplicar un agua micelar, pero no hace falta.
Desde luego, tenemos muchas posibilidades para escoger.
Una textura espumosa debe utilizarse con agua, hay que enjuagarla. En general, los hombres prefieren este tipo de producto. Nuestras pacientes nos dicen que aprecian la sensación de frescura y limpieza que aporta una textura espumosa. La ventaja de las leches desmaquillantes es que los residuos son visibles sobre el algodón y que son productos confortables. En cuanto al agua micelar, es muy práctica, en un solo gesto y al mismo tiempo desmaquilla y limpia.

 

Para las pieles atópicas hay que buscar productos suaves, porque son pieles secas con tendencia a la irritación. Yo en general aconsejo un agua micelar para las pieles frágiles, o una leche desmaquillante adecuada que después se debe enjuagar, pero no con una loción astringente sino con una muy suave. Sin embargo, antes de hablar del desmaquillaje, hablemos del maquillaje: hay que prestar atención a los productos utilizados y evitar aquellos que puedan secar la piel. En general, las bases de maquillaje de larga duración tienden a secar significativamente la piel. Por el contrario, muchas cremas BB están perfectamente adaptadas a las necesidades de las pieles sensibles o atópicas. Yo recomiendo la suavidad, tanto en el proceso de desmaquillarse como en el de maquillarse.

 

Pregunta de un internauta

¿Qué significa "agua micelar"?

Agua micelar significa agua que contiene pequeñas micelas. Las micelas son pequeñas partículas surfactantes que capturan la suciedad y la depositan sobre el algodón. Las micelas atrapan las partículas que forman el maquillaje, y permanecen suspendidas en el agua indefinidamente, pero desmaquillan muy bien. Y desde luego, son invisibles a simple vista, es por eso que se dice "agua micelar".

Una pastilla de jabón dermatológica es un jabon sin jabón. También los llamamos "sin-det". Hacen poca espuma y contienen pocos agentes surfactantes, de manera que son muy apropiados para las pieles sensibles, sobre todo sirven para la limpieza de pieles frágiles, pero no para desmaquillar. Para desmaquillar, el producto utilizado debe forzosamente contener agentes surfactantes, porque son los que emulsionan las partículas de maquillaje para poder eliminarlas. Si usas un producto ultrasuave, no retirarás adecuadamente el maquillaje. Una pastilla dermatológica contribuye a limpiar una piel que no se ha maquillado, pero no la aconsejo para desmaquillar.

El agua micelar es un agua desmaquillante, de manera que lo que estarías haciendo es desmaquillar dos veces. El tónico tiene la función de retirar los residuos de leche. En resumen, se debe usar leche desmaquillante con loción cuando se trate de una leche que necesite enjuagarse, y si no, puede usarse el agua micelar por sí sola. Usar ambas es reiterativo, no es grave, sólo es usar dos productos que son equivalentes.

 

La pregunta en realidad debe ser "¿se debe utilizar la misma crema hidratante o el mismo maquillaje en cada temporada?". En el caso de la crema hidratante, en invierno necesitamos cremas más densas y en verano, más fluidas. Pero para desmaquillarse sí se puede utilizar siempre el mismo producto.

No, excepto si olvidaste hacerlo una noche antes. No hay que desmaquillarse por las mañanas porque una aún no se ha maquillado. Sólo hay que rociarse un poco de agua para aportarle frescura al rostro, pero no hay que desmaquillarse ni frotar la piel, ya que si se tiene piel frágil, hacerlo podría provocar una reacción seborreica o una irritación. En general, el desmaquillaje se lleva a cabo por las noches. Por las mañanas hay que mantener una higiene pero no desmaquillar, a menos que tengas la piel grasa y desees lavarte.

Para una piel madura, yo aconsejaría una leche seguida de una loción hidratante, porque en general, una suele maquillarse un poquito más que alguien con una piel joven. Por lo tanto, hay que retirar bien el maquillaje con productos suaves pero cremosos, y sobre todo, hay que aplicar una buena crema de noche. Y para que los activos penetren bien, la piel debe estar bien preparada, es decir, bien desmaquillada.