Allez au contenu Allez à la navigation

El clima frío y seco provoca sequedad cutánea debido a la pérdida de lípidos en la superficie de la piel. Es por ello que no hay que contribuir a retirar las capas de la epidermis lavándose demasiado seguido o utilizando productos de higiene corporal demasiado agresivos; también hay que utilizar emolientes de forma más continuada.